Ya sea que estés viajando en tu ciudad natal o en una ciudad desconocida, muchos de nosotros manejamos como si estuviésemos en piloto automático. Desgraciadamente, este tipo de actitudes pueden ponerte en peligro tanto a ti como a los demás. Échale un vistazo a estos cinco errores comunes de manejo y la forma de corregirlos: 

1) Tiendes a distraerte fácilmente. Incluso estando de vacaciones, todos tenemos responsabilidades en las que pensar mientras los teléfonos suenan constante y los niños chillan haciendo sus pedidos en medio de discusiones. Hasta las mascotas necesitan atención. Cuando estamos detrás del volante, nuestra única preocupación debe ser concentrarnos en la carretera. Por lo tanto, si no puedes mantener las manos y tus ojos alejados del teléfono, apágalo y ponlo en el baúl junto con tu bolsa. En cuanto a los miembros de tu familia, establece algunas reglas básicas y asegúrate de que tus hijos sepan las consecuencias en caso de romperlas. Por último, cuando estés de viaje con Fido, ponlo en una zona que sea segura para los dos. Incluso puedes atarlo con un cinturón de seguridad diseñado para perros si es de los que no puede mantenerse quieto. 

2) Te estás enfocando en las cosas equivocadas. Es natural querer llegar a tu destino sin pensar en el trayecto, pero cuando se trata de conducir, lo más importante es el viaje. Así que en lugar de concentrarte en las señales de tráfico y números de las salidas, tenemos que prestarle atención a la carretera y sus inmediaciones. 

3) Conduces de forma agresiva. Si estás llegando tarde, estás perdido, enojado, o simplemente estás teniendo un mal día, no hay excusa para pagar tu frustración en la carretera con los demás. No sólo seguir a otros vehículos de cerca, los excesos de velocidad, los frenados repentinos, y entrar y salir de los carriles te pone en riesgo, sino que también pones en peligro a los que te rodean. Puede parecer obvio que uno de los consejos de seguridad al manejar más apropiado es aquel que te permite prevenir accidentes (y evitarte un montón de costosas multas de tráfico). 

4) Utilizas los indicadores direccionales demasiado pronto, demasiado tarde o no lo haces nunca. Si juzgas mal tu turno o simplemente estás distraído, cuando señalizas demasiado pronto, demasiado tarde o si nunca lo haces, pones a todos en riesgo de un accidente. Idealmente, se debe utilizar la señal de giro a 100 pies antes de iniciar una curva, y al menos cinco segundos antes de cambiarse de carril. 

5) Conduces cuando estás cansado. Aunque no se discute a menudo, manejar cansado es un error común que podría resultar mortal. De hecho, según un estudio de la Administración Nacional de Seguridad Vial, "se estima que en el pasado, 1.35 millones de conductores han estado involucrados en accidentes de tránsito por haberse dormido mientras estaban manejando" - así que es mejor asegurarse de que uno esté bien descansado antes de ponerse al volante . De no ser así, trata de tomar una siesta antes de salir a la carretera o deja que un amigo o miembro de la familia maneje por ti – para que todos (incluyéndote) podamos llegar a casa sin contratiempos.