Mantenimiento básico del auto y registro de servicios

Mantenimiento básico del auto y registro de servicios

Darle mantenimiento regular a tu vehículo es más importante de lo que piensas. Entre el trabajo, la familia y otras responsabilidades, el mantenimiento básico del auto puede quedar en el olvido.

Los consejos básicos para el mantenimiento adecuado de tu auto pueden ayudarte a mantenerlo funcionando y hay excelentes ventajas que no tienen que ver con ir de un lado a otro. El mantenimiento de tu auto ayudará a que tu vehículo dure más y hasta puede ayudarte a obtener un precio de reventa más alto si decides venderlo.

Desde mejor consumo de combustible hasta la retención del valor de reventa, estos consejos simples pueden ayudarte a mejorar tu experiencia como dueño de un vehículo. Algo tan simple como verificar la presión de los neumáticos o lavar tu auto puede agregar valor a tu vehículo.

Y si manejas un Toyota nuevo, aprovecha ToyotaCare. Cada Toyota nuevo comprado y arrendado viene con el plan de mantenimiento programado ToyotaCare y asistencia en carretera. Obtén más información sobre ToyotaCare aquí.

1. No ignores los servicios programados de mantenimiento de tu auto

Consulta tu Manual del Propietario y conoce cuándo deben programarse los servicios de mantenimiento recomendados para tu auto. Normalmente, el mantenimiento básico incluye verificar o reemplazar piezas como bujías, cables, líquidos y correas serpentinas.

Lo mejor es programar servicios de mantenimiento a través de tu concesionario por tres buenas razones:

  • Por las piezas genuinas y la atención al cliente experta. Tu concesionario Toyota tiene el conocimiento y las piezas para mantener tu auto funcionando bien. Los concesionarios a menudo colocan una calcomanía en tu vehículo que incluye un recordatorio de la fecha de tu próximo servicio de mantenimiento, y algunas ubicaciones incluso envían recordatorios por email para que puedas programar la mejor hora para ti y recordar la fecha de tu cita.
  • Tiene que ver con su historia. Cuando vas al mismo concesionario Toyota para darle mantenimiento a tu auto, tendrás un historial de servicio completo. Tus compradores potenciales podrían considerar esto como un bono adicional para la compra de tu vehículo.
  • El precio. Si decides vender, podrías obtener un pago mucho mejor ya que un automóvil bien mantenido con registros actualizados atrae un mejor precio de reventa.

2. Lee tu Manual del Propietario

Para saber cuándo tu auto debe recibir los servicios recomendados, consulta tu Manual del Propietario, ya que también tiene mucha información útil.

Cada vehículo es diferente, por lo que la mejor manera de comprender las necesidades de tu vehículo es leer el Manual del Propietario, el cual tiene información sobre el uso correcto de aceite y combustible, cómo diagnosticar problemas y utilizar el sistema de infoentretenimiento de tu vehículo. El manual te ayudará a comenzar con una buena base de conocimiento sobre las características y requisitos de tu vehículo específico.

3. La importancia de los cambios de aceite

Los motores de alta eficiencia y el aceite de alta calidad han cambiado la forma en que brindamos el servicio de cambios de aceite. Los autos que requieren aceites de motor regulares ahora son menos, ya que la mayoría de los vehículos recientes no necesitan cambio de aceite y filtro cada 3,000 millas, y algunos vehículos no tienen que cambiar el aceite más de una vez cada 7,000 - 10,000 millas. Es posible que los consejos comunes ya no sean correctos por lo eficientes que son los motores y los aceites de motor hoy en día.

Cambiar el aceite es una manera simple de mantener tu vehículo en buenas condiciones, ya que sin aceite limpio para lubricar bien las piezas móviles de tu motor pueden ocurrir daños graves. Si no mantienes el aceite, tu garantía se puede anular e incluso puede causar fallas en el motor, y gastarás mucho dinero para arreglar el problema.

El momento de cambiar el aceite de tu auto depende del tipo de aceite que uses. Si tu auto usa aceite de motor regular, es probable que deba cambiarse cada 3,000 millas o 3 meses, y si usa sintético, cada 5,000-10,000 millas o 6-12 meses. Consulta el Manual del Propietario o comunícate con tu concesionario si no estás seguro del tipo de aceite que se recomienda para tu vehículo.

4. Usa la clasificación correcta de octanos

Quizás quieras usar un combustible con más octanos para mayor potencia, ya que los autos deportivos funcionan mejor con combustible de mayor octanaje, ¿no?

Los autos deportivos requieren combustible de mayor octanaje, ya que están diseñados para usarlo. El motor a menudo se ajusta electrónicamente para tener en cuenta un nivel de octanaje particular cuando el combustible llega al cilindro del motor. Usar un combustible de mayor octanaje que el del ajustado para tu auto puede resultar en menos eficiencia en lugar de mejorar el rendimiento. Busca la clasificación de combustible para tu auto en tu manual.

5. Verifica la presión de tus neumáticos

Revisar la presión de los neumáticos es importante para tu seguridad y el mantenimiento general. Si tu auto no tiene un sensor de presión de neumáticos o TPMS, compra un medidor de presión y revísala a menudo, al igual que el neumático de repuesto. La presión correcta de los neumáticos ayuda a mejorar el consumo de combustible y a controlar el desgaste normal de los neumáticos, además de ayudarte a saber si tu vehículo está bien alineado.

Esto también puede afectar a los vehículos arrendados, y algunos términos de arrendamiento abordan específicamente el desgaste. Los daños a tu vehículo arrendado a veces pueden afectar los pagos, de acuerdo con los términos del arrendamiento y por eso se deben prevenir. Por ejemplo, la presión de los neumáticos es algo que afecta el desgaste de un vehículo, por lo que mantener la presión adecuada de los neumáticos puede evitar daños excesivos, lo que a su vez pueden afectar los términos de tu arrendamiento. Consulta un concesionario para más información.

Como propietario de tu auto debes seguir los consejos de mantenimiento necesarios, ya que el mantenimiento puede ayudar a extender la vida útil de tu vehículo. Toyota ha sido la marca con el Mejor Valor de Reventa de Kelley Blue Book® por tres años consecutivos en 2017, 2018 y 2019. Al mantener tu Toyota en buen estado, podrás aprovechar un gran potencial de valor de reventa.

6. Rota tus neumáticos

Los neumáticos no se desgastan de manera uniforme. Los delanteros y traseros en diferentes vehículos cargan diferentes pesos. Lo mejor para que se desgasten más uniformemente es rotar los neumáticos, lo que también puede ayudar a un mejor manejo.

Se recomienda rotar los neumáticos cada 5,000 a 8,000 millas. Los profesionales del Centro de Servicios Toyota son expertos en mantenimiento, y la rotación de neumáticos es solo uno de los muchos servicios que pueden ofrecer.

Verifica también el balance de los neumáticos durante esta cita. Según tu vehículo, también querrás verificar la alineación de las ruedas entre rotaciones porque esto ayudará a mantener tu auto funcionando mejor.

7. Revisa tu auto

Toma unos minutos para revisar tu auto todos los días. Hay razones para hacer esto, pero la razón principal tiene que ver con la salud del vehículo. Revisar regularmente tu auto te ayuda a detectar lo que necesita atención, como la presión de los neumáticos, las grietas en el parabrisas y la pintura descascarada.

Cuando inspecciones tu auto, asegúrate de revisar las luces que no estén opacas y las bandas de los neumáticos. Muchos neumáticos tienen indicadores, pero si no los tienen puedes hacer la prueba del centavo.

Pega un centavo en la banda de rodamiento de tus neumáticos. Si puedes ver la cabeza completa de Lincoln, probablemente necesites neumáticos nuevos. Si se ve parte de su cabeza, tus neumáticos tienen desgaste pero todavía se pueden usar.

8. Conoce el significado de las luces de advertencia de tu vehículo

Un paseo por la ciudad se podría convertir en un viaje estresante a casa. Debes aprender lo que luz de advertencia significa y qué hacer cuando una se enciende.

Una luz de advertencia encendida normalmente no es algo serio, pero podría ser que tu auto tenga poco combustible o que necesite un servicio programado; quizás tenga baja presión de aceite o que el sistema de refrigerante no mantenga el motor lo suficientemente frío para funcionar. Si ves una de estas advertencias, tu auto necesita servicio lo antes posible. Tu Manual del Propietario debe informarte lo que significa cada luz y cómo solucionarlo. Además, tu concesionario Toyota también puede contestar preguntas sobre las luces de advertencia.

9. Verifica los niveles de líquidos de tu auto

Es bueno verificar los niveles de líquido de tu vehículo, al igual que los neumáticos y las luces, ya que debes saber cómo verificarlos aun si los llevas a cambiar por un profesional.

Si necesitas ayuda para verificarlos, puedes pedirle consejos al mecánico de Toyota en tu concesionario. Una buena manera de aprender sobre los líquidos de tu vehículo es revisar el Manual del Propietario.

Normalmente puedes mantener tu auto funcionando bien cuando te aseguras de que estos líquidos estén frescos y llenos:

  • Refrigerante del radiador / líquido anticongelante
  • Líquido de transmisión
  • Líquido de la dirección asistida electrónicamente
  • Refrigerante de aire acondicionado
  • Líquido de los frenos
  • Liquido de limpiaparabrisas
  • Aceite de motor

10. Pregunta sobre las correas de distribución y correas serpentinas

La correa serpentina es una de las partes más importantes de tu auto a la que normalmente no se le da mucha importancia, pero es vital para el rendimiento de tu vehículo y necesita cuidados. Si está dañada, el motor podría sobrecalentarse y detenerse. Estas correas usualmente están hechas de goma y se usan para manejar y ayudar a sincronizar muchas partes importantes del auto, como el condensador del aire acondicionado, la bomba de agua, la dirección asistida electrónicamente y el alternador.

Por otro lado, una correa o cadena de distribución puede estar dentro de tu motor dirigiendo el árbol de levas cuando no hay engranajes que lo manejen directamente. La correa de distribución controla cuándo se abren las válvulas del motor y permite que entre combustible y aire en el cilindro, y puede dirigir la bomba de aceite o agua según el tipo de motor.

Estas correas tienen como un tipo de dientes en el interior y generalmente están hechas de materiales más resistentes como neopreno o metales, pero también pueden estar hechas de goma. Los motores de interferencia que usan correas de distribución de goma dependen de la integridad de la correa para funcionar correctamente.

Si la correa se rompe mientras manejas, el motor podría tener daños catastróficos. Las cadenas de distribución, en vez de correas de distribución de goma, no necesariamente requieren un reemplazo.

Nuestra sugerencia es que consultes con los profesionales de servicio Toyota durante tu servicio programado sobre las correas de distribución y correas serpentinas, además del motor de tu vehículo.

11. Revisa la batería de tu auto

La mayoría de las baterías modernas no necesitan mucho cuidado, pero es bueno saber cómo revisarlas y dónde están. Especialmente si sospechas que la batería tiene un problema.

Lo mejor es verificarla cuando revisas los líquidos de tu vehículo. Solo mira la batería mientras el capó está abierto y asegúrate de que no haya corrosión y/o acumulación en los contactos de la batería. Pero no te preocupes si la tiene, simplemente limpia los contactos con un cepillo de limpieza de batería, o tu Centro de Servicios Toyota puede ayudarte con esto. Si te gusta hacer las cosas por ti mismo, puedes comprar uno en cualquier tienda de piezas de autos.

No te preocupes si los terminales de la batería tienen corrosión, solo sigue estos pasos para que luzcan como nuevos:

  • Asegúrate de que tu auto esté apagado.
  • Afloja la tuerca de la abrazadera negativa y afloja el cable de la batería.
  • Haz lo mismo para la abrazadera positiva.
  • Asegúrate de que las abrazaderas positivas y negativas estén sujetadas sin tocarse entre sí, y sin superficies conductoras conectadas.
  • Mezcla una cucharada de bicarbonato de sodio con una taza de agua caliente.
  • Usa un cepillo de limpieza de batería para mezclar los ingredientes y frótalo en la parte superior de la batería.
  • Limpia las abrazaderas y bornes con la mezcla y enjuaga con agua fría.
  • Cuando se seque, lubrica con vaselina o grasa dieléctrica en todo el metal expuesto en los terminales de la batería y prepárate para rearmarla.
  • Conecta de nuevo el cable positivo al terminal positivo y luego vuelve a conectar el cable negativo al terminal negativo.

Asegúrate de usar guantes y trata de no tocar ninguna parte de la corrosión. Reemplázala si hay grietas en la batería o si hay fugas de líquido (ácido).

12. No esperes para reemplazar los limpiaparabrisas

No esperes para reemplazar tus limpiaparabrisas, hazlo antes de pensar que lo necesitas. Los limpiaparabrisas viejos y desgastados no funcionan bien y no podrás ver cuando hay mal tiempo.

Si el parabrisas aún está sucio después de usarlos, este es el mejor momento para reemplazarlos. Por ejemplo, si ves rayas después de usarlos, es momento de comprar un par nuevo. Son económicos y fáciles de reemplazar. Tu concesionario, mecánico y tienda de partes de autos pueden ayudarte a encontrar los limpiaparabrisas ideales para tu auto.

13. Reemplaza el filtro de aire del motor

Piensa que el filtro de aire del motor es como los pulmones de tu auto, ya que "respira" mejor con filtros limpios. Según FuelEconomy.gov, fuente oficial de información de combustible del gobierno de Estados Unidos, reemplazar los filtros mejora la aceleración y el ahorro de combustible.

El motor de tu vehículo funciona mejor con una mezcla de aire y combustible por lo que es importante reemplazar un filtro sucio o con mucho polvo para tener un motor más limpio. Cualquier residuo u otros contaminantes absorbidos por el motor combinado con aire pueden dañar su funcionamiento.

Si has estado en un área con mucha suciedad y polvo, revisa tu filtro de aire ya que podrías tener que reemplazar el filtro de aire antes de lo que te imaginas. Consulta tu Manual del Propietario o visita tu concesionario Toyota local para saber si necesitas cambiar tu filtro de aire.

14. Revisa tus bujías

Al igual que con la batería, las bujías pueden acumular suciedad y esto significa que el motor tiene que trabajar más para obtener una chispa. Quizás tengas que limpiar o reemplazar las bujías durante la vida útil de tu auto, pero las bujías son piezas de motor fáciles y baratas de reemplazar. Las bujías limpias y funcionales son vitales para que el motor funcione sin problemas.

Por lo general, debes revisarlas alrededor de una vez al año, o puedes pedirle al mecánico de Toyota en tu concesionario que las revise. Consulta tu Manual del Propietario para saber cuándo es mejor reemplazarlas.

15. Revisa tus pastillas de freno

Las pastillas para frenos se desgastan poco a poco, y es posible que no te des cuenta que no están funcionando bien hasta que algo sucede. Tu vehículo puede tener sensores integrados para avisarte si necesitan atención, pero también debes escuchar si hay señales de problemas por si acaso. Revisa cualquier ruido que escuches de tus frenos, ya que es posible que escuches un chirrido o incluso un rechinar de metal.

El mantenimiento de los frenos puede evitar que tengas que reemplazar piezas más caras como los rotores, por eso debes ser proactivo.

16. Lava tu auto

Este es probablemente el consejo más simple para el mantenimiento de un auto, pero se olvida fácilmente. Muchas veces los dueños no tienen tiempo para limpiar y lavar un auto por su vida ajetreada. Un auto limpio no solo te hace feliz, sino que también ayuda a que funcione mejor.

Lavar tu auto es una buena manera de mantener ese look como de auto nuevo, lo que permite que tu vehículo se vea bien. Cuando se acumulan capas de insectos muertos, excrementos de pájaros, suciedad y productos químicos en tu vehículo, la cera y la pintura se pueden desgastar y tu vehículo podría comenzar a oxidarse.

Si decides lavar tu auto por ti mismo, utiliza un producto de limpieza diseñado especialmente para autos, no uses productos de limpieza domésticos como jabón de manos o limpiavidrios. Estos limpiadores pueden quitar la cera protectora.

Al igual que con el mantenimiento del interior, también es importante mantener el exterior del motor, porque la acumulación de suciedad en tu motor puede causar daños a largo plazo. Limpiar tu motor es una forma sencilla de ayudar a mantener tu auto en óptimas condiciones. Cuando el motor se enfríe, usa un paño húmedo para limpiar escombros pequeños en el interior del motor. Puedes comprar un limpiador especial para esto, pero agua tibia y una toalla también funcionan bien.

17. Sé amable con tu auto

Al igual que el cuerpo humano, llevar tu vehículo a extremos puede ser perjudicial con el tiempo. Arrancar rápidamente o aplicar los frenos de repente aumenta el desgaste prematuro. Sacudir el volante también puede causar daños con el tiempo. Manejar inteligentemente y de manera segura, puede mantener tu auto feliz y funcionando mejor por más tiempo. Esto puede sonar como un consejo muy simple, pero es importante.

18. Mantén las herramientas para tu auto a mano

Si tienes las herramientas adecuadas, puedes trabajar en un problema tan pronto suceda. Lleva las herramientas básicas para tu auto contigo todo el tiempo. Esta es una de las mejores formas de mantener tu auto funcionando bien.

Esta es una buena lista de herramientas para mantener en tu auto:

  • Juego de llaves
  • Juego de tomacorrientes
  • Alicates (con cortador de alambre)
  • Gato
  • Bases para gato (2)
  • Llave de tuercas
  • Cables para cargar la batería
  • Líquidos (refrigerante, aceite de motor y agua)
  • Cinta eléctrica

Estar preparado es importante cuando necesitas resolver problemas con tu auto. Puedes mantener un pequeño juego de herramientas en tu maletero para encontrarlas fácilmente. Y asegúrate de tener un par de cables de puente limpios con tus herramientas.

19. Considera cubrir tu auto

Puedes ayudar a que tu auto dure más cubriéndolo porque el mantenerlo lejos de la luz del sol y otros elementos externos puede ayudar a mantener la pintura por más tiempo, ya que la pintura fresca y nueva ayuda a evitar la oxidación. Puedes comprar fundas especiales para tu marca y estilo. Tenerlo en el garaje o debajo de una cochera también es una buena opción.

Recuerda que el mantenimiento básico del auto puede ahorrarte muchísimo dinero y mantener su valor, por eso ten en cuenta estos consejos de mantenimiento. Encuentra toda la información que necesitas para mantener tu auto en óptimas condiciones en tu Manual del Propietario. Comunícate con el fabricante de tu auto si necesitas un manual nuevo.